Menú
×
Cadena 3

Cultivos de cobertura

Inocular y fertilizar para potenciar rindes en vicia villosa

El responsable de producto de Rizobacter, Fernando Sánchez, brindó algunas claves para lograr 5.000 kg de materia seca por hectárea, que se traducen en 150 kg de nitrógeno.

08/03/2021 | 09:40

El responsable de Producto de Rizobacter, ingeniero agrónomo Fernando Sánchez, destacó que la vicia villosa, disminuye la aplicación de herbicidas, ayuda al control de malezas, aporta nitrógeno a través de la Fijación Biológica de Nitrógeno (FBN) para el cultivo sucesor.

El principal objetivo es lograr una correcta implantación y rápida cobertura en búsqueda de producir la mayor cantidad de biomasa aérea que se traduzca en un volumen de materia seca igual o superior a los 5.000 kilos por hectárea.

La inoculación con cepas de Rhizobium leguminosarum biovar viciae (específica para vicia villosa) es el primer paso en ese camino, aumenta la Fijación Biológica de Nitrógeno (FBN) y permite el aporte de este nutriente fundamental para la elaboración de proteínas y enzimas que mejoran el crecimiento de las leguminosas.

“La respuesta a la inoculación puede traducirse en incrementos que van del 40 al 100 % de producción de materia seca total, según la calidad del inoculante y la historia previa del lote”, indicó el ingeniero.

El segundo paso es acompañar la inoculación con una fertilización balanceada a la siembra en pos de generar una sinergia entre los resultados de la nutrición biológica y química.

Para citar un ejemplo, en Freyre, Córdoba, se realizó un ensayo para observar el comportamiento de vicia villosa en diferentes tratamientos, sembrada el 9 de mayo de 2020 y antecedida por un lote de soja.

Los rendimientos fueron: 1886 de kg de materia seca por hectárea para el cultivo testigo sin tratar; 3.344 kg, para el cultivo solo inoculado y 3.800 y 5.913 kg, para el cultivo inoculado y fertilizado a menor y mayor dosis respectivamente.

En este ensayo se utilizó Microstar CMB, un fertilizante microgranulado que aporta macronutrientes (fósforo, azufre y calcio), y provee al cultivo zinc, cobalto, molibdeno y boro. Con la posibilidad estratégica de poder ser agregado a la siembra junto a la semilla (correcto lugar y momento) sin generar fitotoxicidad a las dosis recomendadas (de 20 a 40 kg/ha).

Así, un cultivo de vicia villosa correctamente inoculado y fertilizado puede lograr un rendimiento de 5.000 kg de materia seca por hectárea, aportando aproximadamente 150 kg de nitrógeno (N) por hectárea.

Para igualar este aporte de N, se deben aplicar 326 kg de urea/ha, equivalente a 163 dólares por hectárea, según precios de febrero 2021. Solo este valor cubre holgadamente los costos de implantación y, más aún, si se monetiza el ahorro en otro tipo de insumos como herbicidas utilizados en un barbecho convencional o el aprovechamiento que se realiza en algunos planteos ganaderos.

En cuanto al cultivo posterior a la vicia, el maíz ha ganado más protagonismo, respaldado por numerosos estudios de Aapresid y del INTA que demostraron aumentos significativos en el rendimiento de los tratamientos con antecesor vicia, además de reducir la dosis de fertilización nitrogenada necesaria para lograr los máximos rendimientos.

Agenda

Audios

Reynaldo Postacchini, presidente de AFAT

Claves: Excluyen al campo de un régimen de fomento

Juan Cruz Molina, director Centro Regional Córdoba de INTA

Te puede Interesar

Rizobacter se prepara para un nuevo salto tecnológico

Audio
Video

La importancia de fertilizar en ambientes con restricciones

Audio

INTA : destacan las ventajas de los cultivos de cobertura

Lo Último

Audio

Existen dificultades para adquirir maquinaria de mayor valor

Audio

Sistema hidropónico: alimentos para animales en área pequeña

"Con los precios actuales la actividad lechera se desploma"