Menú
×
Cadena 3

Según Leo de Benedictis:

La Niña no fue tal, en un noviembre húmedo

Un mes estimado crítico en los pronósticos transcurrió con excelentes precipitaciones. Igualmente, la falta de agua se podría dar en diciembre y enero.

01/12/2021 | 10:38

Pasó el mes de noviembre en medio de abundantes y generalizadas lluvias en toda al área agrícola, que desafiaron los presagios negativos de la Niña. El meteorólogo Leonardo de Benedictis, entrevistado por El Campo Hoy evalúa el escenario y recomienda no confiarse, por cuanto la escasez de precipitaciones podría darse en enero y diciembre, aunque apaciguado por las excelentes reservas hídricas que dejaron las precipitaciones.

- El clima no parece ser un adversario del campo en esta campaña, al menos lo que se anticipaba de la Niña no se esta dando. ¿Es así?

- Tal cual, fueron un par de meses: octubre, pero fundamentalmente te diría noviembre, meses que a priori, cuando uno cuando miraba las proyecciones, analizaba la posible tendencia lo veía como meses un poco más duros. Quizás octubre un poquito más flexible pero ya en noviembre con un evento La Niña mucho más afianzado empezamos a tener una falta de humedad, especialmente en zona del Litoral y provincia de Buenos Aires que son los sectores que siempre tienen un mayor cimbronazo con respecto al evento La Niña. La Pampa, Región Cuyana, Zona del NOA comúnmente es al revés, con La Niña se potencian y generan mayores precipitaciones, eso se mantuvo. Pero la situación rara, anómala que estamos teniendo por suerte es estas grandes e importantes lluvias que se están dando.

Todo hacía pensar que la situación iba a ser un poco más dura, con un déficit de lluvias un poco más significativo, pero finalmente terminó siendo un noviembre prácticamente de ensueño, porque es mejor que noviembres con años húmedo, con lo cual ha sorprendido un poco una situación tan positiva en el inicio de campaña.

Leonardo de Benedictis recomienda cuidar el recurso agua por si diciembre y enero terminan siendo meses secos, tal como se espera.


- Nos ha quedado en este mes que ha sido tan lluvioso alguna zona postergada o ha sido uniforme el tema del agua?

- En general ha sido muy bueno, generalizado. La zona que había quedado un poquito más marginada del tema de las lluvias había sido desde Tres Arroyos hacia Bahía Blanca, algún pequeño triángulo de la provincia de Buenos Aires que no había recibido casi ningún evento de todos los que habían pasado. Pero este último del fin de semana ha generado también lluvias en la región y eso ha proporcionado una muy buena humedad porque han llegado a registrarse hasta 90 milímetros, con lo cual esa zona que venía complicada ya se ha revertido y tenemos condiciones hídricas casi óptimas en la mayor parte de las zonas productivas. Incluso hay zonas que hasta han quedado con algunos pequeños excesos -nada grave en absoluto- debido a la recurrencia y a la cantidad de agua que cayó.

- ¿Estas lluvias cambian el pronóstico hacia adelante, digamos para diciembre y enero, o se sigue estando frente a un año Niña?

- En realidad no cambia mucho el panorama, lo que cambia es agronómicamente. Meteorológicamente se sigue manteniendo la posibilidad de que nos empecemos a quedar sin precipitaciones tan significativas. La tendencia para diciembre y enero es que tengamos lluvias por debajo de lo normal. El tema es que agronómicamente cambia la situación porque ahora estamos teniendo -sobre todo en los suelos que tengan la capacidad de poder retener- un perfil con humedad, están súper cargados. Por más que tengamos un diciembre e incluso hasta un enero con un déficit de lluvias, sino es extremo, con la recarga que hemos tenido en noviembre lo van a poder pasar sin mayores inconvenientes. Quizás aquellas zonas con no tanto perfil por ahí se pueden llegar a resentir con la falta de alguna lluvia más aislada con eventos más dispersos. La tendencia meteorológica no cambia mucho, pero la agronómica cambia muchísimo más, la estrategia y los planteos han cambiado de manera bastante significativa.

- Después de este episodio generalizado así en el corto plazo digamos, primera quincena de diciembre ¿ustedes ven un tiempo seco o en algún otro paso algún frente con humedad?

- Tenemos un paso que va a ser bien en la mitad de la primera quincena con buena lluvia para la parte sur del área Pampeana, hablamos del sudoeste de Buenos Aires, La Pampa, parte de la región Cuyana y zona del Norte Argentino, tanto en NEA como el NOA, los dos sectores fundamentalmente el centro norte, hablamos de Chaco, de Santiago del Estero, parte del este de Formosa, del este de Salt. Esa zona puede tener buena lluvia el próximo fin de semana junto con el sur del área Pampeana, quedando una franja abarcando por ejemplo Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos con una disminución de las lluvias. Va a llover, pero con un volumen mucho más chico, mucho más acotado y eso sí se va a notar un poquitito en esta primera quincena de diciembre. Pero con esos dos extremos con buenas lluvias, la franja norte y la parte sur del área Pampeana que también va a recibir buenas precipitaciones otra vez.

Lluvias convectivas

- Otra característica de estos años Niña (más allá de la menor caída de agua) es la disparidad de un lugar muy cercano a otro. Por ahí a un lugar con una lluvia abundante, y hacés un par de kilómetros y cede. ¿Eso es algo también característico en años Niña?

- Sí, eso es algo bien característico de un año la Niña, que es muy irregular en las precipitaciones. Comúnmente suelen mostrar grandes diferencias en distancias muy pequeñas. Suena anecdótico, pero hay lotes que han tenido en un extremo valores de precipitación y en otro extremo precipitaciones totalmente distintas. Son típicos de este tipo de años con mucha disparidad, con eventos bastante erráticos. Si bien en noviembre se vio esta disparidad no fue tan exagerada, en general en noviembre hemos tenido lluvias más generalizadas por eso digo que es bastante atípico lo que ocurrió en noviembre, no solamente por el volumen de agua y la recurrencia sino también por la forma en la cual se dieron las lluvias que no presentaron esa situación tan típica de la Niña, con diferencias tan grandes en pequeños sectores.

-Y en este análisis de diciembre/enero más seco, ¿se puede especificar alguna celda, algún punto en particular que pueda ser más damnificado por la falta de agua?

- En donde se sentiría más fuerte este posible déficit sería la zona del Litoral y la parte norte de la Provincia de Buenos Aires, es la comúnmente llamada zona núcleo. Sería la que más se puede llegar a resentir con este tipo de tendencia. Lo bueno de esa zona es que han cargado perfil muchísimo y que vienen muy húmedos con lo cual por eso decía que no sería tan grave el impacto agronómico, más allá de lo que pueda llegar a pasar meteorológicamente hablando.

- ¿A partir de febrero entonces se estaría normalizando el tema precipitaciones, digamos que los mayores riesgos serían diciembre y enero?

- Sí, sí, ya en febrero tendríamos que empezar a salir de esta situación del evento de la Niña con lo cual la tendencia es que si bien va a estar tirado hacia la segunda quincena de febrero. Ya entre febrero y marzo deberíamos volver a condiciones normales, a precipitaciones un poco más parecidas a los promedios habituales, así que ya para esa fecha deberíamos tener una situación más parecida a lo normal. Aunque la primera pregunta que uno se hace es que es lo normal. Pero apuntando a los promedios la idea que empecemos a tener condiciones más cercanas a los promedios a partir de marzo.

- Si bien la suerte está echada prácticamente para la campaña, la cosecha final levantándose, la gruesa sembrada en gran parte. ¿Alguna recomendación para hacer a los productores en este contexto?

- Fundamentalmente en este tipo de años no confiarse, más allá de que hemos empezado de manera óptima e incluso hasta mejor que óptima. No hay que confiarse en este tipo de años porque son traicioneros. Ojalá que en este caso las previsiones meteorológicas sean erróneas y finalmente no se de una situación seca.

Pero siempre hay que tener en cuenta que este tipo de años son bastante traicioneros y después podemos llegar a tener una mala pasada en el período crítico. Entonces hay que tratar de cuidar el agua tratar de hacerlo lo mejor posible las cuestiones para poder aprovechar que si llegamos a tener algún problema meteorológico todo esto que pasó en noviembre nos sirva como una buena reserva y un buen puente para poder pasar ese momento crítico en los meses más complicados de la campaña.


Agenda

Te puede Interesar

Lo Último

Audio

“Se quemó la mitad de la provincia”

Audio

Biocombustibles: otro paso atrás

Audio

Rebelión vial en Bolívar