Menú
×
Cadena 3

Marcos Juárez

281 mm: “Esta lluvia es perjudicial para todos los cultivos”

El ingeniero agrónomo Pablo Bollatti, aseguró que zonas rurales con agua acumulada que aún no han sido cosechadas sufrirán pérdidas. "Es un buen momento para planear la campaña de trigo".

14/04/2021 | 09:55

Luego de las importantes precipitaciones que dejaron un acumulado de 281 milímetros en la ciudad de Marcos Juárez, dialogamos con Pablo Bollatti, coordinador técnico del Grupo Napas del INTA Marcos Juárez y parte del Consorcio Canalero Marcos Juárez - General Roca.

“La emergencia del momento requirió la intervención de cinco bombas provistas por la Administración Provincial de Recursos Hídricos para reducir el tiempo de anegamiento de la localidad”, explicó.

El técnico en napas comparó el equivalente de agua extraída en la localidad a aproximadamente 7000 camiones de combustible.

Una vez atendida la emergencia, indicó que a los lagos de retención les tomará un tiempo desalojarse y lo mismo ocurre con las zonas rurales, “aquella zona que está anegada y tiene obras hidráulicas, le va a llevar unos días desalojar el agua, cada cuenca es diferente”.

Un punto que Bollatti observó como favorable, es que la napa estaba aproximadamente a tres metros de profundidad, “eso nos da la capacidad de infiltrar aproximadamente esos 180 a 200 milímetros sin problemas”.

Importancia de los pilares verde y azul

“Las obras son importantes, necesarias para extraer esa cantidad de agua que llega de forma tan intensa o en aquellos lugares que están más bajos y si no la sacamos con una obra, demora seis o siete meses en salir”, mencionó Bollatti.

Por otra parte, remarcó la importancia de tener “espacio en el suelo” y “ese espacio para almacenar agua lo vamos a hacer siempre y cuando tengamos un manejo agronómico adecuado”.

“Ese manejo adecuado o agroadaptativo como le decimos en INTA, se trata de que si tengo la napa cerca y una recarga de agua muy importante, tengo que intervenir con un manejo agronómico que puede ser implementar o mejorar la superficie de cultivos de invierno, trigo principalmente, para tener un mayor consumo de agua, así como cultivos de cobertura o de servicio”, expuso.

Señaló que con los dos pilares funcionando en conjunto: “azul por las obras hidráulicas y verde, el manejo agronómico; ese es el camino, la mejor condición para atravesar una situación de estas con un excedentes hídricos tan grandes”.

Efecto en los cultivos

Bollatti aseguró que “en todos los casos esta lluvia es perjudicial para todos los cultivos que ya estaban terminando su ciclo, incluso la mayoría en momento de cosecha. Sin lugar a dudas esto es un golpe”.

Además, manifestó que parte del agua está infiltrando o va a infiltrarse, pero otra parte quedará en bajos que este año fueron sembrados prácticamente en su totalidad y estos se perderían.

“Si no fueron cosechados hasta el momento de la lluvia, seguramente van a tener pérdidas. Son zonas que sabemos que tienen problemas, tienen en muchos casos una obra realizada pero por la característica orográfica, porque es un bajo muy plano, lamentablemente el agua queda más tiempo y en esos sectores vamos a lamentar pérdidas”, consideró.

Finalmente, reconoció que es un buen momento para planear la campaña de trigo,los perfiles están llenos, las perspectivas son muy interesantes y creo que es un momento para aprovechar esta recarga de agua y transformar este problema en una oportunidad productiva”, concluyó Pablo Bollatti.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Agenda

Audios

Federico Sánchez, responsable de Marketing de CLAAS

Claves: Informe del USDA con mayores stocks finales

Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina

Te puede Interesar

Audio

Pablo Bollatti: campaña difícil pero con buenos resultados

Audio

Marcos Juárez: de la seca a perfil lleno en tres días

Audio

Las lluvias representan gran reserva para la siembra fina

Lo Último

Audio

Rindes superiores para soja y maíz en la campaña 2020/21

Trigo: sólo se sembraría un 2,5 % más en región núcleo

Audio

Soja: pérdidas de cosecha alcanzan los USD 1.300 millones