Menú
×
Cadena 3

En Coronda

Frutilla: peligra la campaña por la bajante del río

La emblemática localidad sufre el incremento de la salinidad del agua producto del estiaje. Advierten sobre posibles faltantes para la industria.

18/08/2021 | 11:58

“Estamos teniendo un problema muy grave en la producción de frutillas debido a la bajante histórica del río Paraná y su afluente el río Coronda”, se lamenta Belén Sierra, la secretaria de la producción de la localidad santafesina, en diálogo con El Campo Hoy.

Es que la concentración que hoy tiene la sal en el agua está generando un grave inconveniente en la producción, tanto en el rendimiento de las plantas como también en el deterioro y la calidad de las mismas. “Esto hace que se produzca una situación de menor rinde, que obviamente se traduce a una merma al mercado de la fruta fresca”, explica.

Pero el problema no queda allí. Por un lado, esto quiere decir que no van a llegar la cantidad de frutillas necesarias a los mercados del país. Por otro, anticipa una reducción del producto para uso industrial. “Nosotros tenemos una producción muy grande en todo lo relacionado a productos de coctelería, pulpas para los helados, para la panificación y yogures, que están hechos en base a la frutilla, y que con este panorama y con los indicadores del río, no estaría llegando a octubre la cantidad de producción necesaria para poder cumplir con todo el procesamiento y poder atender a todas las demandas del sector industrial”, lamentó.

Alternativas y paliativos

Respecto de posibles alternativas, se baraja la incorporación de una planta de ósmosis inversa, como hizo la cervecería para mantener la calidad del producto, pero se trata de equipamiento costoso.

“Las plantas de ósmosis inversa son una solución para poder revertir un poco la concentración de sal, pero es un problema muy grave que debemos afrontar, dado que los costos son muy elevados y no nos permite utilizarla para riego”. De hecho, la municipalidad local incorporó un equipo, pero para priorizar el consumo humano.

El otro es invertir en nuevas perforaciones. “Las perforaciones requieren nuevas inversiones para poder encontrar las nuevas napas de agua potable”, explica.

Lo cierto es que, de las 320 hectáreas destinadas al cultivo, el 80 % de los productores usa agua del río para riego, por lo que se prevé una merma del 30 al 40 % de la producción final.

Agenda

Te puede Interesar

Lo Último

Presentan avances en el cultivo del garbanzo

Audio

Se deteriora la relación insumo-producto

Audio

Jornada de análisis de campaña y de ensayos