Menú
×
Cadena 3

Más ancho de labor

El draper nacional gana terreno en la cosecha

Piersanti, en sus 35 años de trayectoria es un jugador destacado. Las tendencias a las que apunta el mercado.  

01/12/2021 | 10:13

Piersanti no es la excepción en un año de mucho trabajo y excelentes ventas entre las fábricas de maquinaria agrícola. La empresa de Noetinger está desde hace más de un año con capacidad plena y demanda sostenida en un momento en que los drapers son algo así como las vedettes de la cosecha.

Valeria Piersanti, titular de la empresa, en declaraciones a El Campo Hoy comentó que se está trabajando con ventas con entregas programadas a seis meses.

"Creo que eso es muy positivo para todos, porque nos permite organizarnos de una manera diferente: planificar, proyectar y a nuestro cliente poder hacer una planificación de su inversión y de su trabajo de una manera distinta para lograr un mejor resultado", expresó.

 Sabemos que nos siguen por delante meses que van a ser muy complejos, sin lugar a dudas, pero con esta perspectiva de que seguimos caminando hacia adelante, con innovaciones que la empresa sigue trabajando y sigue avanzando en esa línea. Y a quienes aún no nos conocen, que tengan la posibilidad de poder hacer su próxima cosecha 2022 con el Draper DF 2000”.

Consultada respecto a lo que solicita un productor o contratista que da un salto de la plataforma convencional al draper, Valeria Piersanti explicó que pide más tecnología. 

"Es a lo que nosotros nos referimos cuando hablamos del nuevo diseño del Draper DF 2000: un producto que permite ir a mayor ancho de trabajo, que le permita mayores regulaciones, mayor precisión, ajustar aún todavía más el tema de la pérdida".

De acuerdo a lo que el cliente les venía pidiendo, se fueron acomodando, bajando los pesos de los materiales. Y lo que piden también es un servicio de post venta, "que es lo que nosotros estamos trabajando como política de la empresa: un servicio de postventa fortalecido. Hoy lo estamos fortaleciendo aún más a través de nuestros agentes de venta, con toda la red de concesionarios Piersanti, que el cliente no solo va a encontrar ahí la atención, la venta del repuesto que va a necesitar, pero así también el servicio posventa de la asistencia técnica".

- ¿Hay algún ancho de labor determinado que predomina en lo que pide el cliente?

- Hoy por hoy la tendencia que venía siendo años atrás de 35 pies, la media se establece en 40 pies. Estamos avizorando eso porque las cosechadoras son cada vez de mayor porte y las que eran de Grupos 6 o 7 que por ahí estaban con 35 pies, hoy ya se paran en 40 pies.

En el mercado de cosechadoras se vive un momento complejo dado que hay una escasa entrega de máquinas nuevas de parte de las multinacionales, a partir de las conocidas restricciones en la importación de maquinaria. Respecto a la incidencia de esta coyuntura en Piersanti, la empresaria comentó que “por un lado tenemos concesionarios que se han sumado a la red que también venden cosechadoras y pueden ofrecer la cosechadora con el draper. Por otro lado, algunos clientes que estaban en perspectivas de cambiar la cosechadora y por esta cuestión de no disponibilidad no lo pueden hacer, tienen la opción de mejorar la plataforma cambiándola por un draper o haciendo la reforma a lona sobre plataforma convencional. Resuelven un tema que es la plataforma y luego después saltan al cambio de cosechadora”.

La que se viene

Piersanti está cerrando operaciones por Draper para la campaña de soja 2022. “Calculamos que en las próximas semanas ya vamos a tener cubierto ese cupo. El tema de los convenios bancarios nos ayuda muchísimo a poder adelantar las operaciones y están saliendo de una manera muy rápida, muy ágil, con la mayoría de las entidades con las que tenemos convenio. Ese también es un tema para que el productor pueda aprovechar en este contexto de la macroeconomía los créditos en pesos a tasa fijas. Creo que es la mejor oportunidad hoy, más allá de la renovación tecnológica de la maquinaria, poder hacer un buen negocio financiero por ese lado”.

Un referente local y regional

Actualmente trabaja en Piersanti alrededor de un centenar de personas. Además, la empresa se ha acogido a los programas promovidos desde la gremial empresaria de Afamac con el Ministerio de Empleo de la provincia, en el PIL (Programa de inserción laboral). “Acá en Noetinger, con las demás empresas de la localidad, estamos traccionando para que para aquellas personas que aún no estén trabajando y deseen aprender un oficio, se puedan capacitar durante un año en los oficios como es soldadura y tornería y puedan tener la posibilidad de trabajar después en la empresa una vez que sean capacitados. Hoy el recurso humano es clave en mejorar nuestra competitividad”.

Valeria Piersanti suma a su actividad en la empresa de Noetinger un activo rol en las cámaras de maquinaria agrícola nacional (Cafma) y provincial (Afamac), ocupando la secretaría en ambas. “Es un lindo desafío que tenemos para adelante. Además, en el contexto en el que estamos, en la situación que está el sector no solamente el agropecuario sino nuestro sector agroindustrial, tenemos un montón de frentes abiertos y de caminos, que venimos a trazar soluciones, a todos estos problemas que nos van a acechando. Creemos que vamos en esa línea.

“Desde los 25 años estoy en Afamac. Es una experiencia muy interesante porque uno aprende mucho, el enriquecimiento con los demás colegas te arroja los resultados que hoy tenemos. En Afamac hemos logrado un posicionamiento de la Cámara del sector a nivel provincial, que 20 años atrás no existía. Hablar de Industria en Córdoba era de hablar de un solo sector y hoy es ya maquinaria agrícola, tiene un lugar preponderante, sobre todo por lo que estamos generando en el interior de la provincia”.

Agenda

Te puede Interesar

Lo Último

Audio

La agricultura de precisión no frena su crecimiento

Audio

Comofra: mejorar procesos para producir más

Audio

Agrometal, un año en positivo