Menú
×
Cadena 3

Argentina, un ancla

Gustavo Segré: "El Mercosur está en un punto de inflexión"

El economista analizó las perspectivas del bloque y el rol del campo en el futuro inmediato.

03/08/2021 | 18:12

Según Segré, hablar de Mercosur, de economía y de campo en Argentina de hoy hace imposible trazar una línea de razonamiento que dure más allá de una semana. Además, opinó que el bloque está en un punto de inflexión, porque 3 de los 4 socios (Brasil, Uruguay y Paraguay) tienen una mirada que es totalmente diferente de la del actual gobierno argentino.

“Primero, porque sus variables macro económicas son totalmente distintas. Segundo, por su visión hacia el mundo; sobre todo Brasil y Uruguay”, a través de una economía más liberal y de apertura económica. “Son dos pilares que el Mercosur no tiene, y es que apuntan a una flexibilización del bloque, que actualmente mantiene un arancel externo común.

Esto quiere decir que un producto que proviene de España, por ejemplo, pagará un mismo precio ingresando por cualquiera de estos países”.

Y eso es lo que quieren flexibilizar, para alterar esta tarifa en casi 10 mil productos a través de una reducción de costos, que vayan decayendo hasta llegar a cero. Básicamente en aquellos productos que estos países no producen, para volver a ser una zona de libre comercio.

¿Podrán hacerlo?

A partir de 1994, los 4 países tienen la obligación de ir juntos en todas las decisiones. Si 3 quieren y uno se niega, tampoco se puede. “En este contexto Argentina está siendo un ancla para el bloque, que a nivel externo sólo tiene acuerdos viables de llevar a cabo con 4 países: India, Egipto, Israel y África austral. El fuerte desarrollo fue intra bloque, pero hay una deuda histórica del bloque hacia afuera”.

En este sentido, el analista admite que Argentina dice que no puede hacerlo, y que reducir ellos aranceles externos común no es viable, aunque esto afecta al consumidor, a la industria y a la exportación. “Esto tiene como objetivo que al pagar menos impuestos el producto también baje su costo. Pago menos al importar, y si bien el gobierno recauda menos, tenemos un producto más competitivo”.

Y si bien la gestión de Bolsonaro (actualmente en la presidencia pro tempore) es categórica, para poder resolverlo, se trata de una cuestión supra nacional que debe ser resuelta por los congresos de todos los países integrantes; un tema que no es menor en vistas a las próximas elecciones. 

Segré diferencia que el bloque actualmente tiene un esquema bien diferenciado: “tenemos uno a la izquierda (Argentina), uno a la derecha (Brasil), y uno en el centro (Uruguay), cumpliendo una balanza, aunque claramente alineado con Brasil, y con un Paraguay que acompaña discretamente pero de forma eficiente una estructura de inversión global”.

Radiografías económicas

Esto se traduce en la “salud” de cada economía. “Si uno lo analiza en cuanto a las variables macro, observamos una salud de todos y un deterioro de Argentina. Esto nos deja como personajes integrantes del Mercosur en una clara desventaja, porque dependemos que los inquilinos del poder puedan definir lo que ocurra con el bloque (que tiene 30 años de historia) y por los próximos 10 años por venir”.

En cuanto al COVID, destaca que la pandemia fue un “complicador” desde el crecimiento o decrecimiento económico, en donde claramente Argentina se ha quedado atrás.

Brasil: decime qué se siente

Segré, que vive en San Pablo, remarca que Brasil creó un millón y medio de trabajos en su economía formal, que ellos llaman “registro en cartera”. En plena pandemia crearon más de 3 millones de empresas en dos años, con una inflación anual del 5.35 %, una tasa de interés del 4%. Una pyme se puede financiar anualmente en tasas menores al 10 % en reales. El dólar no se mueve. Y todo estructurado en función de oferta y demanda, sin ningún tipo de cepo.

En relación a las cuentas públicas, está con un superávit récord entre 75 y 85 millones de dólares, y en inversiones externas directas ronda los 70 mil millones de dólares, alcanzando unos U$S 150 mil millones de ingresos a las arcas estatales.

“Sin embargo, cuando uno ve la realidad argentina, es notoriamente diferente en materia de inflación, ya que le previsión del 29 % anual del presupuesto ya se cumplió en los primeros 6 meses, por lo que tendríamos que tener CERO. Imposible. En materia de financiación para las empresas productivas, un dato que habla de la problemática argentina.

Desde los últimos 12 meses, los números impactan por lo malo: 21.600 millones de dólares de déficit fiscal (ingresos por recursos versus gastos de los Estados)”. El tesoro con un déficit de 5 mil millones y el tema de las Leliq “que tanto criticó Fernández a Macri, que generó 11 mil millones más: 28 mil millones de déficit. Esto precisa de un ajuste que discretamente hizo Guzmán pero seguimos en una tendencia crítica. La contrapartida es la emisión monetaria con inflación elevada. Paraguay y Uruguay está en sintonía con Brasil. Es como acompañar una maratón de 3 entrenados con uno con un peso terrible”.

Lo que viene

Cuando Segré analiza todas las cuestiones, ve que desde Brasil llegan buenas noticias, con 10 sectores de 13 por arriba de la prepandemia con números positivos en su economía: hay nuevas empresas y más empleo. En Brasil falta energía, cartón, acero y minerales. Y ahí vemos que podemos esperar de la nuestra en el corto u mediano plazo.

“A nosotros, la consultora FIEL nos coloca en un crecimiento del 7.2 % en la economía real (lo dudo), pero por otro lado el peso del Estado, que no hay ningún interés en corregir. La carga social respecto del peso del privado”.

En este sentido, es ineludible abordar el tema asistencial. “La cuestión de los planes sociales arranca en los 80 con las Cajas PAN. En 1996 había 116.000 personas que recibían algo, cifra que se estira a 200 mil en 1998. En 2001 a 2 millones, y hoy estamos arriba de 21 millones con alguna ayuda social”.

En 2002 teníamos 6 millones de empleos privados. Cada 4 privados había un jubilado, en una situación de equilibrio. Hoy,

21 años después, tenemos los mismos 6 millones de empleos privados que subsidian a 21 millones de planes, con un agregado.

“El Estado además suma empleados en el sector público. Y toda esa gente que hoy recibe la ayuda en algún momento se va a tener que jubilar, y uno se pregunta con qué aportes, si los que aportan son sólo los privados. Hoya la relación se invirtió, y cada 4 jubilados, tenemos un solo aportante privado”, expresa.

El rol del campo

Respecto a la prohibición de exportar carne vacuna, se mostró crítico. “Cuando uno deja un espacio en el mercado internacional, ese lugar es ocupado por otra empresa de Brasil o Uruguay, que agradecidos por esta medida se han colocado en esos lugares que nosotros hemos perdido. Y no va ayudar esto para mejorar le precio internamente”.

A la hora de sugerir propuestas, fue contundente: “El gobierno debería implementar una reducción en las retenciones para empresas que exporten desde el agronegocio de hasta 5 o 10 millones de dólares, esto no daría una gran competitividad”.

Finalmente, le puso números a una situación desventajosa para los chacareros argentinos. “Un sojero de Brasil recibe U$S 401 por su soja, mientras que uno argentino recibe 176. Es una diferencia de más del 100 % con respecto a Brasil. El campo merece una disculpa del gobierno (que no la dará), y se ha colocado como una oposición a todo lo que el gobierno hace y esto es una pena porque es el campo al que hay que cuidar como hacen todos los países”.

Agenda

Te puede Interesar

Lo Último

Gustavo Segré: "El Mercosur está en un punto de inflexión"